Una vez más, nos encontramos en esos días del año en los que toca echar la vista atrás y analizar uno a uno nuestros errores y aciertos en todos los ámbitos de nuestra vida. Esto es algo que nos llevará a plantearnos qué podríamos haber hecho mejor, peor o simplemente, de una forma diferente. No obstante, lo realmente importante es… ¿Qué queremos hacer ahora? ¿Qué necesitamos? ¿Qué nos conviene?

Ya sabemos que deberíamos hacer más ejercicio, dormir más (o menos), dejar de fumar y un sin fin de cosas que se amontonan en nuestro repetitivo listado de propósitos para el año nuevo. En Corvan queremos ir más allá, por ello nos detenemos en el ámbito profesional y te planteamos algunas ideas que pueden mejorar tu vida laboral en el año que entra.

He aquí nuestras propuestas:

1. Impulsa tu marca personal: Cometemos el error de centrarnos demasiado en el valor que el mercado laboral puede dar a nuestra labor y formación, dejando a un lado el reconocimiento propio que merecemos y que es clave para el triunfo laboral. De este modo, te proponemos que analices tu propio perfil profesional, valores sus puntos débiles y fuertes y comiences a construir una marca personal propia: diferencial y de un valor añadido único.

2. Cuida y trabaja tu perfil en redes sociales: El año que entra, 2019, es un año más que tecnológico y digital. Por ello, poseer un perfil trabajado y de renovación contante en social media es clave. Hoy en día este aspecto es un factor determinante a la hora de definir un empleado en su entorno laboral.

3. Aprende un nuevo idioma: Si en el propósito anterior hablábamos de tecnología e innovación, observamos aquí algo que jamás queda anticuado ni sobra en nuestros currículums. Siempre es importante y valioso el dominio de un idioma, y te recomendamos que comiences a formarte en este ámbito, aconsejándote los siguientes idiomas ordenados según mayor demanda de principio a fin respectivamente: inglés, francés, alemán, portugués e italiano. No obstante, es cierto que tu elección dependerá del puesto de trabajo que ocupes, así que sea cual sea te animamos a que te pongas con ello.

4. Consigue un mejor clima laboral construyendo relaciones sólidas y agradables con los demás empleados de tu entorno de trabajo: Algo que parece muy simple puede ser el punto determinante para el triunfo laboral de una empresa. Trabajando y cuidando las relaciones con tus compañeros obtendrás mejores resultados. En un buen ambiente de trabajo debe primar la cordialidad, la comodidad y, por qué no, la amistad.

5. Ábrete a nuevos retos: En numerosas ocasiones decimos que no a proyectos más que interesantes y fructíferos por una sencilla y escueta razón: el miedo. Es muy importante que no te dejes llevar por él, pues apartándolo de tus objetivos y metas solo queda el trabajo y la superación, que en muchas ocasiones lleva consigo el triunfo.

6. Sé autocrítico: La autocrítica es una práctica común a cualquier trabajador, sea del sector que sea. Es, por así decirlo, casi común a todas las personas en todos los ámbitos de la vida. De esta manera, y a estas alturas del año, la autocrítica puede ser útil para identificar qué estamos haciendo mal y qué estamos haciendo bien, llevándonos incluso a hacer las cosas de forma novedosa y diferente.

7. Intenta redirigir el fracaso hacia una actitud positiva: Si haciendo autocrítica te das cuenta de haber fracasado en alguno de tus proyectos, es importante afrontarlo de forma estable y positiva para obtener algún beneficio de ese fracaso. La actitud positiva debe primar por encima de todo, tanto en el ámbito laboral como personal.

8. Reconstruye tu currículum: Te proponemos que empieces de cero y pases algunas horas frente al ordenador, para dar forma y actualizar tu currículum. Incluso, si fuese necesario, puedes recurrir a plataformas como Canva para conseguir un diseño innovador y original. Piensa que es tu carta de presentación ante posibles empresas contratantes y, por ello, merece la pena invertir el tiempo.

9. Amplia tu formación y aprende algo nuevo cada día: Puedes apuntarte a cursos privados, recurrir a formación pública o simplemente adquirir información nueva por tu cuenta, pero nunca dejes de formarte.

10. Conoce tus límites y define unos objetivos medibles: Cerramos la lista con un propósito muy importante y determinante. No solo es importante conocerse a uno mismo, sino también saber hasta dónde se puede llegar y qué se es capaz de hacer o no hacer. Así, conseguiremos establecer nuestros objetivos de forma medible, realista y alcanzable, evitando que cometamos el error de infravalorarnos y de caer en una frustración ilimitada.

Pongas en práctica o no esta lista de propósitos, incluso aunque solo utilices algunos de ellos, en Corvan te recomendamos por encima de todo que seas tú mismo, que sepas a dónde quieres llegar, cuál es el puesto de trabajo de tus sueños y cuan cerca estás de él. Recuerda que, al final, es a lo que te vas a dedicar el resto de tu vida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente