Los seres humanos no estamos preparados para trabajar de forma concentrada ocho horas seguidas sin descanso. Nuestro cerebro se fatiga, empezamos a aburrirnos y divagar… Resultado, nuestro rendimiento cae en picado. Numerosas investigaciones apoyan esta realidad señalando, incluso, que el tiempo máximo durante el cual podemos estar atentos es de 20 minutos. Para aumentar tu productividad, sigue estos consejos.

Afortunadamente, esto no es siempre así y acostumbrados al ritmo de trabajo algunos pueden llegar a los 90 minutos. Sin embargo, no hay que forzar la máquina ya que podemos tomarnos un descanso más a menudo para estar, durante un breve espacio de tiempo, despejando nuestra mente, no haciendo nada, de tal modo que nos reseteemos y volvamos a estar frescos para conectar nuestras ideas de nuevo.

Durante muchos años la técnica Pomodoro, desarrollada por por Francesco Cirillo a fines de los años 1980 para mejorar la administración del tiempo, ha sido una de las más usadas por aquellos que quieren incrementar su productividad.

Se trata de un método muy sencillo y de gran efectividad que propone trabajar en periodos de tiempo cortos y tomar descansos pequeños entre cada sesión . Se usa un reloj para dividir el tiempo dedicado a un trabajo en intervalos de 60 minutos -llamados ‘pomodoros’- separados por pausas.

Más tarde se diseño la regla 52/17 que, basada en la anterior, deja claro que  existe un estándar inamovible en cuanto al tiempo que podemos concentrarnos más intensamente en completar tareas y en cuanto al tiempo que necesita nuestro cerebro para refrescarse y recargarse.

La clave está en aprovechar 52 minutos y poner la mente a trabajar, en cumplir objetivos, en empezar y terminar las cosas. Y, luego comprometerse con el descanso, distrayendo nuestra mente por completo durante 17 minutos.

Pararse del escritorio, estirarse, estirarse, comer algo, tomar un café y charlar con alguien de cualquier cosa, algo poco complicado que nos ayude a desconectar.

Pero, ¿que pasa en nuestro cerebro cuando hacemos un break tras un momento intenso de concentración? Pues que se conecta nuestra “red neuronal por defecto”, un circuito que solo se enciende cuando dejas de prestar atención activa bajo el cual el modo inconsciente del cerebro se activa, reavivando recuerdos antiguos y facilitando nuevas combinaciones entre sí.

Procesando esa información latente de una forma nueva podemos llegar a esa solución que se nos resistía y hacerlo, probablemente, de un modo más creativo. Esto nos ayuda a socializar con nuestros compañeros, a mejorar el trabajo en equipo y a una mejor toma de decisiones.

Estamos seguros de que te hemos convencido de los beneficios de esta técnica ahora sólo falta convencer también a tu jefe para que él se sume al descanso activo de la regla 52/17.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente