En España, la mayoría de las empresas todavía no ha realizado su transición digital. Las compañías tienen que entender que el proceso de digitalización tiene dos vertientes: la implantación de nuevas tecnologías, como el análisis de datos a gran escala o los canales en línea, pero también la adopción de una nueva cultura corporativa.

Apostar por la digitalización conlleva modificar el actual sistema empresarial. Para ello, es necesaria la implicación de todos los empleados de la firma, independientemente de su posición dentro de la misma.

La encuesta publicada por MIT Sloan Management Review y Deloitte Digital que estudia el comportamiento de más de 3.500 organizaciones, concluye que el el 71% de las empresas que maduran digitalmente han apostado por animar a sus trabajadores a experimentar y a aceptar el riesgo de fracaso, en comparación con el 29% de las empresas en fase inicial.

Ahora bien, ¿qué rasgos comunes podemos detectar en las empresas con una buena salud digital? Los autores del estudio, dirigido por Gerald Kane y Doug Palmer, afirman que las empresas maduras digitalmente tienen los siguientes rasgos comunes:

  1. Implementan cambios en la cultura corporativa.

Las empresas maduras digitalmente han redactado una estrategia digital clara y coherente que después han implantado y que todos los empleados conocen y aplican en su jornada laboral (el 80% de las organizaciones de maduración digital frente al 19% de las empresas en fase inicial).

  1. Juegan a largo plazo.

La planificación estratégica de estas compañías apuesta por el largo plazo, sus horizontes “son consistentemente más largos que los de las organizaciones menos maduras digitalmente, con casi el 30% mirando a los cinco años o más frente a sólo el 13% para las organizaciones menos maduras digitalmente”, explica Kane y sus coautores. “Sus estrategias digitales se centran tanto en la tecnología como en las capacidades empresariales básicas, y discutimos cómo conectar las estrategias digitales con el negocio central de la compañía y centrarse en el cambio organizativo y la flexibilidad permite a las empresas adaptarse a los entornos digitales rápidamente cambiantes”, añaden.

  1. Hacen pequeños experimentos digitales en iniciativas empresariales más grandes.

Las organizaciones que maduran digitalmente son aproximadamente más de dos veces más propensas que las empresas en las primeras etapas de la tecnología digital en impulsar pequeños experimentos e iniciativas en toda la empresa.

  1. Son imanes de talento.

Las firmas que han realizado la transición digital atraen a la mayoría de talentos. Los trabajadores valoran y apuestan por las organizaciones avanzadas digitalmente.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente