entrevista

¿Sabías que el 53% de la información que captamos durante una conversación se transmite mediante el lenguaje no verbal?  No sólo nuestras palabras transmiten, nuestro cuerpo habla, y un porcentaje tan rotundo como ese no puede obviarse si queremos causar una impresión positiva en una entrevista de trabajo. Y es que, no lo olvidemos, sólo tenemos una ocasión para causar una buena primera impresión.

Los gestos revelan mucho de nuestra personalidad y en ocasiones no los controlamos lo suficiente como para que jueguen a nuestro favor por eso vamos a repasar los momentos más comunes que se suceden durante el encuentro con un entrevistador y ofrecer algunos consejos.

El apretón de manos

Los españoles abusamos de los dos besos en un primer encuentro. En un entorno laboral debemos evitarlos por completo, lo correcto es saludar y despedirse con un apretón de manos. Pero cuidado, ¡no todo vale! Debe ser firme pero sin apretar y nunca demasiado flojo, sin llegar a estrechar la mano. Este apretón, conocido como “pez muerto”,  inspira poca confianza.

Mantén la distancia de seguridad.

Los nacidos en países de latitudes más cálidas nos saltamos a menudo las indicaciones más adecuadas para esta cuestión. La distancia más cordial y menos invasiva está determinada en unos 50 centímetros, menos de eso empieza a ser demasiado próxima.

¡Sonríe por favor!

Sonríe para  transmitir amabilidad y confianza a tu interlocutor. Sonríe con los ojos y con el rostro. Pero no lo hagas continuamente, podría denotar nerviosismo. ¡Acompañando al apretón de manos es infalible!

Demuestra interés en la conversación.

Escucha de verdad al interlocutor, sin pensar en lo que le vas a responder, sino con atención. Se asertivo con sus afirmaciones. Formula preguntas convenientes que demuestren interés y muéstrate relajado y natural, sin perder la compostura. No hay nada que resulte más incómodo que tener una actitud impostada.

La postura del éxito.

Mantén la cabeza alta, la espalda recta, mira directamente a tu interlocutor y ten los brazos en una posición natural, sin cruzarlos a ser posible ya que esta es una postura de barrera. Recuerda que mantener esta postura erguida debe ser para mostrar firmeza y compromiso, no soberbia.

Algunas señales negativas.

Mirar el reloj continuamente, hacer movimientos exagerados o repetitivos, dar la espalda a otras personas, tocarse el pelo continuamente, cruzar los brazos, asentir con demasiada vehemencia, huir del contacto visual o hacerlo con mucha intensidad y evitar mostrar sorpresa o indignación son algunos aspectos a tener en cuenta para que la entrevista transcurra en el plano adecuado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente