nom2El Ministerio de Trabajo anuncia novedades que afectarán directamente a los trabajadores en sus percepciones pecuniarias. Desde el pasado miércoles 13 de Noviembre, las nóminas de los trabajadores incorporan cambios sustanciales. Además de la información de costumbre, incorporarán la aportación que hace la empresa a la seguridad social. Así se contempla en una orden ministerial publicada el Martes 11 de Noviembre en el BOE. La nueva norma establece un periodo de seis meses para que las empresas se adapten a la nueva normativa. Así son las nuevas nóminas en España.

Vamos a desglosar las distintas aportaciones tanto de los trabajadores como de la empresa a la seguridad social y cuál es su uso o destino.

Hasta el momento en la nómina de un trabajador solo figuraba la aportación del mismo a la seguridad social: un 4,70% por contingencias comunes y entre un 1% y un 1,55% para desempleo y formación profesional. Es decir, solamente la aportación del trabajador a las pensiones, el desempleo y la formación.

La novedad radica en que ahora aparecerá la aportación de la empresa: un 23% para contingencias comunes, entre un 5,5% y un 6,7%, dependiendo del tipo de contrato, para el desempleo, un 0,2% para el Fondo de Garantía Salarial, y un 0,6% para formación.

Si ponemos todos estos datos en un caso práctico este sería el resultado: si cogemos, según el INE, un sueldo medio de 15.000 € al año, el trabajador recibirá todos los meses, con las pagas extras prorrateadas, unos 1.300 €. Así, el trabajador comprobará como en su nómina aparecen unos 390 € que la empresa aporta a la seguridad social en el caso que sea indefinido. Si se trata de un contrato laboral la aportación de la empresa es mayor, aproximadamente 403 € al mes.

En definitiva, la empresa abona todos los meses el 23% de la base reguladora del trabajador (que es prácticamente equivalente a su salario bruto) por concepto de cotización por contingencias comunes. De ahí salen las pensiones de los que están ya jubilados y las bajas médicas por enfermedad común de los trabajadores ocupados.

A este porcentaje se suma otro 5,50% de la base reguladora del trabajador que el empresario abona en concepto de cotización por desempleo. Con lo recaudado por esta cuota se abonan las prestaciones contributivas por desempleo de los parados que tienen derecho a ello. Si el contrato es temporal, lo que paga la empresa por desempleo es algo más, un 6,70%.

Finalmente, un último grupo de cotizaciones empresariales son las del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) por el que la empresa paga el 0,20% de la base reguladora del trabajador, con lo que se pagan los salarios e indemnizaciones de empresas en quiebra y el 0,60% para financiar la formación de los ocupados.

En total, la cuota patronal, que es como se denomina la suma de todas estas cotizaciones, asciende al 30% de la base reguladora de los trabajadores indefinidos y al 31% de la de los trabajadores temporales.

 

Fuente: Cinco días.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente