Ser líder no es fácil y no está al alcance de todos. Uno de los errores más comunes que cometen los lideres es no reconocer sus fallos y culpabilizar a su equipo de estos.

Todos los jefes mal valorados tienen un rasgo en común: no admiten sus equivocaciones. En muchas ocasiones, las personas tendemos a pensar que si reconocemos un error los demás cuestionarán nuestras capacidades y habilidades para realizar nuestro trabajo.

“Ser un líder no significa que siempre vas a tener la razón o que no te vas a equivocar. Lo que significa es eres responsable de transmitir las razones de por qué se hicieron las cosas y luego tienes que hacerte responsable de los resultados”, afirma Jim Whitehurst, presidente y CEO de Red Hat.

Por eso, pedir perdón, aceptar el error y solicitar ayuda a los demás son signos de inteligencia.

Prueba a solicitar ayuda

Una vez admitido el desacierto, el siguiente paso es solicitar ayuda a tu equipo. De este modo, conseguirás que tu equipo se sienta valorado y se involucre con el proyecto mientras busca soluciones para el problema. Además, fomentarás el trabajo en equipo y, en general, la buena armonía en a empresa.

Por otra parte, aunque suene raro, reconocer nuestros errores contribuye a generarnos confianza en nosotros mismos. Es gratificante saber que podemos fallar y seguir adelante.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente