Imagínate la escena. Acudes a una entrevista de empleo y, en vez de colocarte delante de un reclutador que te somete a todo tipo de preguntas, te ponen frente a una pantalla de ordenador, escoges un avatar y comienzas a jugar resolviendo cuestiones que te plantea la empresa. A esta práctica se le llama gamificación y su empleo en las pruebas de selección está cada vez más extendido.

Sabemos que es más atractivo pero también desconcertante ya que no son entrevistas que te puedas preparar y eso puede generarte cierta inquietud. Por eso vamos a compartir contigo algunos de los secretos de este nuevo reclutamiento en el que jugar es, también, cosa de adultos.

La gamificación consiste en aplicar mecánicas, dinámicas y estéticas propias de los juegos en entornos que no tienen nada que ver con el juego. Para incorporar esta técnica en procesos de contratación las empresas plantean pruebas entorno a retos industriales, misiones relacionadas con la empresa o pruebas de comportamiento. La gamificación permite mantener un trato amigable y personal con el candidato y añade un elemento de diversión a un proceso duro y serio  como es la búsqueda de empleo.

El empleo de esta técnica en procesos de selección es una estrategia cada vez más extendida, ya que permite descubrir cualidades en el candidato que no se percibirían en una entrevista laboral tradicional, puesto que muestra  su personalidad y habilidades de una forma desenfadada.

Te ayudaremos a entenderlo mejor con el ejemplo de una multinacional americana de selección de recursos humanos que rompió con las reglas típicas de reclutamiento cuando diseño un juego en el que el candidato se ponía en el papel de personal de un restaurante y debía tomar el control de la cocina, atender a los clientes y la administración.

Además de juegos informáticos propiamente dichos, pueden sumarse a estas prácticas de gamificación concursos, gymkhanas, desafíos de codificación, juegos de azar o retos de diseño. Todo vale si el resultado final es un juego distendido pero en el que, no lo olvides, el entrevistador estará tomando buena nota de tu comportamiento. Ya sabes, en este caso más que nunca, debes jugar para  ganar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Nombre y apellidos
Email

Te has suscrito exitosamente