En la era del teletrabajo, las oficinas se han convertido en un indispensable lugar de encuentro e interacción entre los empleados. Los nuevos centros de trabajo facilitan la colaboración, el intercambio y el trabajo en equipo, desde grandes reuniones hasta encuentros casuales en pasillos, salas comunes o descanso, todo debe responder a una clave: facilitar las relaciones y el trabajo interpersonal. El espacio de trabajo se convierte así en clave para incrementar la productividad y competitividad.

 Un eje, la persona

La única clave que debemos tener en cuenta para gestionar el espacio en nuestras empresas es que la gestión ha de basarse en las necesidades de las personas, Los estudios así lo indican, el ambiente de trabajo tiene un claro y determinante efecto sobre la conducta y, por tanto, el rendimiento de las personas.

Las distancias largas, los despachos cerrados, la falta de zonas comunes, todo ello debe eliminarse en pro de lugares de intercambio, cómodos, abiertos y que potencien la innovación y la creatividad de nuestros equipos. Es necesaria una mayor apertura visual y acústica e incluso recortar las distancias.

Lógicamente, las tareas que requieran de mayor concentración precisarán puestos individuales y más aislados, pero nunca perderemos de vista la necesidad de crear espacios para encuentros largos o cortos y para reuniones formales o informales.

Dentro de los espacios comunes debemos prever rincones con cierta privacidad e incluso con algún tipo de asiento o mobiliario, ya que los trabajadores deben tener también la tranquilidad de poder conversar sin ser interrumpidos o escuchados y contar también con la posibilidad de no relacionarse con nadie si eso interrumpe en exceso su trabajo.

En busca de la polivalencia

Lo más sencillo a la hora de planificar estos espacios es pensar en clave multifuncional, como en los pisos pequeños. Un despacho que pueda convertirse en una pequeña sala de reunión ocasional. Un pasillo amplio con una zona donde para hacer una desconexión e intercambiar ideas.

Para ello, el mobiliario debe ser versátil y poder trasladarse trasladarse según las necesidades de cada momento. Sillas con ruedas o mesas multiuso son ejemplos de este nuevo tipo de muebles. Estas zonas deben contar equipos de videoconferencia, dispositivos portátiles o conectividad inalámbrica, además de apostar por los colores agradables que creen atmósferas relajadas y apetecibles.

Y una última recomendación, cuidado con este nuevo tiempo de espacios ya que, si no están bien ejecutados, el aumento del ruido, las distracciones o la falta de privacidad puede también tener efectos negativos en la productividad de nuestros trabajadores.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente