ETT JOVENES

Las oportunidades de los jóvenes para acceder al mercado laboral se triplican a través de un contrato temporal. Los contratos temporales, además de cubrir necesidades puntuales de las empresas, ayudan a mejorar el aprendizaje de los jóvenes trabajadores, otorgándoles las prácticas profesionales que necesitan. Un dato: el 16% de los jóvenes tenía un contrato temporal antes del verano.

La probabilidad de que los jóvenes logren transformar sus contratos temporales en indefinidos es más baja que la del resto de ocupados (en el segundo trimestrs de 2016, era del 4,5% frente al 6,5% que es la probabilidad media de los demás colectivos). Por comunidades autónomas, las que ofrecen más oportunidades laborales a los jóvenes, son también aquellas que registran una ratio mayor de conversión de temporales en indefinidos: Navarra, Cataluña, Comunidad Valenciana y Castilla la Mancha, en positivo. Asturias y Extremadura destacab  por lo contrario.

Dificultades para acceder al empleo indefinido

Recién salidos del instituto, la formación profesional o la universidad, los jóvenes españoles se encuentran con un gran problema: su mochila sigue estando a medio llenar. Las empresas no sólo buscan conocimientos, sino también experiencia pero ¿cómo conseguirla si no te dan esa posibilidad? En este contexto, el empleo temporal ocupa un papel fundamental favoreciendo su entrada al mercado laboral y cargando sus mochilas con todas esas exigencias que les requiere el mercado y que no se pueden extraer de los libros: la experiencia, la puesta en práctica y lo que ello conlleva. Los jóvenes tienen trece veces más oportunidades de acceder al mercado laboral a través de un contrato temporal, que de uno indefinido.
La probabilidad de que el primer empleo que encuentren en el plazo de tres meses sea temporal (6,1%), multiplica por trece a la de conseguir un puesto de trabajo indefinido (0,4%). Cerca de un 16% de los jóvenes tenía un contrato de estas características antes del verano y probablemente el porcentaje haya crecido en el 3T16 con motivo del periodo vacacional. Los contratos temporales, además de cubrir necesidades puntuales de las empresas, ayudan a mejorar el aprendizaje de los jóvenes trabajadores, otorgándoles las prácticas profesionales que necesitan para mantenerse activos en el mercado de trabajo, ya que serán muy valoradas por los empleadores.

Conseguir habilidades para poder explotar después la formación

La experiencia profesional que se consigue con los empleos temporales otorga a los jóvenes una serie de habilidades con las que llenar, como decíamos, la mochila. Se trata de ser resolutivo, de trabajar en equipo, de aprender de los errores, etc. Son aspectos que les serán de gran ayuda para su promoción (dentro o fuera de la empresa que les ha contratado de manera temporal), si bien es cierto que el tipo de tareas que desempeñan en estos primeros puestos a los que acceden, no se adecuan a la formación que han cursado.
En este sentido, el 60% de los jóvenes que encontró su primer empleo en los tres últimos años, realizó tareas básicas. Un 30% desempeñó tareas de dificultad media y sólo el 10% restante logró realizar tareas más avanzadas.

Los sectores de las primeras oportunidades: comercio y hostelería

El sector servicios es el que ofrece la mayor parte de las primeras oportunidades para jóvenes y en concreto, el comercio y la hostelería. Como hemos visto, la cualificación requerida para estos puestos suele ser básica o media, pero lo atractivo de ellas para los jóvenes, es que además de cargar sus mochilas con valiosos atributos, les permite compaginar estos empleos con el estudio.
Otra explicación de que el terciario sea el ‘sector de las oportunidades’, es que es uno de los sectores económicos que más está creciendo en la actualidad y que más empleo genera y por tanto, no es de extrañar que ofrezcan mayor cabida al colectivo más joven.
Precisamente por esta mejora, es también uno de los sectores donde las probabilidades de convertir un contrato temporal en indefinido, son mayores (5,1% de media en los últimos tres años).

¿Qué probabilidades hay de que esos primeros contratos temporales se conviertan en indefinidos?

La probabilidad de que los jóvenes logren transformar sus contratos temporales en indefinidos es más baja que la del resto de ocupados (en el 2T16, era del 4,5% frente al 6,5% que es la probabilidad media de los demás colectivos).
Aunque el dato es muy bajo, ha ido creciendo en los últimos años, coincidiendo con la recuperación económica, de modo que esperamos que a medida que se estabilice la economía española, se vaya reduciendo la tasa de paro del colectivo joven y mejore también la ratio de conversión de temporales en indefinidos.

¿Cómo se distribuyen las oportunidades para los jóvenes en el territorio?

Las CCAA que ofrecen más oportunidades laborales a los jóvenes, son también aquellas que registran una ratio mayor de conversión de temporales en indefinidos.
Navarra es la que mejor combinación de ambos indicadores registra.
Cataluña, Comunidad Valenciana y Castilla la Mancha, destacan porque, a pesar de presentar una cantidad de oportunidades laborales para jóvenes de entre 16 y 24 años, similar a la media de España, la probabilidad de conversión a un contrato indefinido es un 50% mayor que la media nacional.
En el lado opuesto situaríamos a Asturias y Extremadura, donde ambas probabilidades son de las más bajas de España.

Fuente ASEMPLEO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente