Cuando surge una vacante o se crea un nuevo puesto de trabajo, el primer paso es iniciar un proceso de selección. Pero ¿qué hacemos cuando ya hemos fichado a la persona idónea para el puesto ofertado?

Los primeros días del nuevo empleado son fundamentales para lograr que se adapte no solo a su puesto, sino, también, al funcionamiento interno de la empresa.

Una buena forma de gestionar esta primera etapa de nuestros empleados es implantando un sistema de integración de nuevos trabajadores.

A continuación, te damos algunas pautas para conseguir que tu nuevo empleado se adapte o mejor posible a su entorno de trabajo.

Resuelve sus dudas y préstale tu ayuda

En muchas ocasiones, el nuevo trabajador tendrá multitud de dudas, pero no se atreverá a preguntarlas todas por miedo a parecer pesado o causar mas trabajo a sus compañeros. Además, conseguirás crear un clima de confianza que beneficiará a la productividad.

Por eso, deberías mostrarte accesible a sus dudas y ofrecerle tu ayuda.

Implantar un plan

Es imprescindible tener un plan definido con las siguientes cuestiones:

-Personas encargadas de dar las formaciones

-Duración de la formación

-Reuniones a las que deba asistir

-Trasmisión de los valores y la cultura de la empresa

-Estructura de la organización y su función dentro de la misma

Además, también puedes preparar un almuerzo de bienvenida que sirva para reunir a todas las personas de la empresa y haga sentir a la persona incorporada importante y valorada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente