El 51% de los trabajadores españoles asegura que no desconecta digitalmente durante las vacaciones. Los motivos son variados: necesidad de estar al día, saber que todo va como debiera en su empresa, obligación moral o el deber que acarrea un puesto de responsabilidad. Todos ellos son ciertos y válidos pero la realidad es que, si no se aprovechan estos días libres para desconectar totalmente, no solo no se descansará lo suficiente para afrontar los próximos meses de intenso trabajo, sino que se puede caer o agravar el llamado “síndrome burnout”. Agotamiento físico, emocional y mental que puede llevar incluso a la perdida o abandono de su puesto en la empresa.

El derecho de todo trabajador a la desconexión en vacaciones ya se ha legislado en Francia y aunque en España no existe una norma como tal, el artículo 20 de la ley de Protección de Datos Personales y Garantía de Derechos Digitales introduce el derecho de los trabajadores a la intimidad, en relación con el entorno digital y a la desconexión. En cualquier caso, ya sea por mandato legislativo o no, lo cierto es que todo empresario debería respetar este derecho de sus empleados si quiere garantizar su eficiencia, productividad y en definitiva, su éxito empresarial.

Numerosos estudios recogen recomendaciones para que esta desconexión sea real y efectiva sin que se vea afectado negativamente el trabajo de la compañía. De entre todos estos consejos, según los expertos, éstos son los más destacados:

  • Informar de los asuntos pendientes de resolver. Antes de disfrutar de las vacaciones, es fundamental informar a los compañeros de esos temas inconclusos, así como de la ubicación de archivos y datos importantes para resolverlos. Las personas en las que delegues deben saber exactamente las tareas pendientes, las personas implicadas en ellas y la forma de contactar con todos los implicados.
  • Elegir en quién voy a delegar. Es importante elegir a dicho responsable en función de sus dotes, habilidades y conocimientos, para garantizar que será capaz de resolver todos los inconvenientes que puedan surgir durante tu ausencia. Por supuesto, si quieres evitar interrupciones en tu descanso, es fundamental que tú mismo informes previamente a la persona en la que delegarás de cada detalle de tus asuntos pendientes.
  • ¿Qué es una emergencia? La persona en la que delegas, así como el resto de la plantilla e incluso de tus superiores, deben tener muy claro qué es una emergencia. Para ello, es muy útil que antes de tu marcha, entre todos los implicados establezcáis la definición de lo que es urgente y marcar cuándo, cómo y para qué podrán contactar.
  • Modo de contactar. Especialmente en el caso de que ocupes un puesto de responsabilidad, se debe de acordar cuál va a ser la fórmula de comunicación en caso de que haya que tratar un asunto crítico. El uso eficiente de la tecnología es la clave. Hay que acordar si la comunicación será vía e-mail, por mensajes directos o privados en redes sociales, a través del móvil o directamente por llamadas.
  • Lo justo y necesario. Para garantizar la desconexión es fundamental que, en caso de tener que conectar, los mensajes sean claros, concisos y concretos, para facilitar una rápida solución.
  • Horario de conexión. Si tu puesto no te permite desconectar al 100%, es aconsejable que concretes un horario para llamadas, consultas o revisar mensajes o e-mails.
  • Informar a clientes y proveedores de que en determinado periodo no vas a estar en la oficina y facilitarles el contacto de la persona en la que delegarás sus asuntos durante esos días.
  • Modo “off”. Si tu teléfono personal es distinto al del trabajo es mejor que dejes este último en casa o en el hotel y lo consultes solo en los horarios que te hayas marcado o que hayas determinado con tus compañeros o personas en las que hayas delegado.

Y un último pero fundamental consejo: si realmente quieres desconectar del estrés diario, en vacaciones ¡olvídate de las redes sociales! Ya tengas herramientas de trabajo en el móvil o lo utilices sólo para tu ocio, no debes olvidar que las redes sociales generan mucho más estés del que piensas. El llamado “postureo”, que nos obliga a mostrar todo lo que hacemos y a recibir el aplauso o desaprobación de nuestros “seguidores”, es una fuente inagotable de inseguridades y sensación de fracaso e inferioridad. Así que, deja de mirar el móvil y céntrate en ti y en aprovechar cada segundo de tu merecido descanso.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente