La comisión de Empleo y Seguridad Social del Congreso ha aprobado instar al gobierno a impulsar un nuevo sistema de indemnización por despido mediante la constitución de un fondo de capitalización para cada trabajador.  O lo que es lo mismo, a poner en marcha la conocida como mochila austríaca.

Si está petición prospera, el objetivo es que tenerla constituida  antes de 2020 para introducir un nuevo sistema de indemnizaciones por despido que redujera la dualidad del mercado de trabajo y contribuyera a la creación de un marco más estable para el empleo.

Desde hace un tiempo los españoles tenemos conocimiento de ese sistema de indemnización pero ¿sabemos exactamente qué es la mochila austríaca? Se trata de un fondo de capitalización para los trabajadores que les permite hacer frente a situaciones con las que pueden encontrarse a lo largo de su etapa profesional como de despidos, formación, movilidad geográfica o jubilación. El empresario una aporta unos fondos para el empleado que este puede capitalizar cuando se produzcan estas contingencias.

Este fondo pertenece al trabajador, se mueve con él, por eso se llama mochila, y su principal beneficio es que  favorece la contratación indefinida y crea un mercado más flexible, puesto que el trabajador ya no tiene miedo a moverse y perder su antigüedad en una empresa determinada, porque que dicha antigüedad viaja con él. Este sistema, además, permite invertir en productividad y en una mayor remuneración.

Este sistema no es nuevo puesto que funciona desde el año 2003 en Austria, donde no existe la indemnización por despido. En Austria, cada trabajador cuenta con un sistema individual de indemnización por despido. Mensualmente, el empresario aporta un porcentaje (1,53%) del salario bruto del empleado a ese fondo. No sólo se acumula, sino que la caja que lo gestiona lo invierte en búsqueda de un rendimiento, y el Estado garantiza el 100% del capital. El dinero es todo para el trabajador. Si es despedido, su mochila es su indemnización; si cambia de trabajo, su mochila va con él; si decide crear una empresa o trabajar por cuenta propia, puede disponer de ese capital. Además, al jubilarse puede usarse como complemento a la pensión y, en caso de fallecimiento, es heredable. Es similar a un plan de pensiones que se puede rescatar en caso de despido y contingencias laborales.

Si la reforma propuesta en España prospera, podremos contar con un sistema más eficiente que el actual que no suponga un incremento de costes a la empresa ni una reducción de la protección al trabajador.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Nombre y apellidos
Email

Te has suscrito exitosamente