En un contexto laboral en el que parece que primen los profesionales más jóvenes, donde el entusiasmo pesa más que la experiencia, la gestión del talento sénior es uno de los más importantes retos de la gestión de los recursos humanos. Es necesario no perder de vista que la realidad social hace que haya un peso creciente de personas más veteranas en el mercado laboral que tienen, no sólo un gran valor, sino unas necesidades específicas.

No aprovechar el talento sénior supone renunciar a dos destrezas clave para la empresa. Por un lado, el talento sénior tiene mejor anclaje tiene con el pasad, por lo que en aquellas ocasiones en las que la empresa trate de innovar pero llegue a punto en el que no avanza, echar la vista atrás para ver el camino recorrido y tratar de encontrar en qué punto nos salimos del adecuado puede ser muy beneficioso. esperado, una decisión que puede ser prudente es valorar el camino que se ha recorrido. Por otro lado, existen habilidades profesionales que sólo se aprenden tras una larga etapa de aprendizaje.

Este tipo de talento es magnífico para funciones intangibles como valiosas como prestar consejo, resolver consultas, expresar opiniones, mediar entre compañeros, elaborar recomendaciones, analizar procesos, etc.  También es muy importante la labor de mentorización de los más jóvenes, sin olvidar las labores más representativas de la compañía, donde encajan perfectamente sobre todo si son personas con un amplio reconocimiento social y una nutrida agenda de contactos.

No obstante, como decíamos al principio, este tipo de talento tiene, como todos, unas necesidades específicas. En este caso la fundamental es que cuenten con el entorno adecuado para minimizar dificultades y que les permita moverse con seguridad.

Se trata, por tanto, de uno de los activos más importantes de una compañía que, bien gestionado con una política retributiva adecuada y fórmulas contractuales a su medida, pueden jugar un papel fundamental tanto con los trabajadores más jóvenes, como con la generación intermedia sin olvidar, por supuesto, los mandos directivos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente