A todos nos ha ocurrido que en alguna ocasión hemos pasado por periodos laborales poco fructíferos pero hemos entendido que se trataba de una etapa. Sin embargo, si llevas tiempo sintiendo que estás estancado en tu empresa, tus ideas no triunfan y otros con menos experiencia son promocionados puede que te hayas convertido en el empleado invisible.

La promoción interna es un valor que cada vez más empresas impulsan con el objetivo de retener el talento en sus plantillas pero  estas acciones no alcanzan a todas las personas por igual y al mismo tiempo. Hay un perfil de empleado, el denominado por la psicóloga y consultora Mónica Mendoza como “invisible”, que a pesar de poseer experiencia, ser productivos y tener buena actitud no saben promocionarse ellos mismos.

En palabras de la propia coach el empleado invisible es  aquel que “aun siendo talentoso, suele ser introvertido o bien demasiado gracioso y no se le toma en serio. Pese a que trabaja mucho y con eficiencia, de cara a la directiva no es una de las personas con más posibilidades de proyección interna, porque no ha hecho valer su perfil”. “A veces se peca de excesiva humildad, otras de infravalorar la importancia de las relaciones personales, de cara a una posible promoción interna” añade Mendoza.

Pero no entremos en pánico, porque esta situación puede mejorarse con 5  claves para hacernos visibles dentro de nuestra compañía.

Se bueno y que lo sepan.

Hoy en día no solo es importante ser valioso sino demostrarlo y saberlo comunicar para poder ascender en el  complejo organigrama de una organización.

Ten un plan de marketing personal.

Diseña tu propio plan de marketing personal con un objetivo claro como puede ser promocionar internamente, solicitar un aumento de sueldo o ganar en responsabilidades en la empresa.

Haz tu propio DAFO y luego véndete.

Debes conocer tus puntos débiles y los fuertes, saber a qué amenazas te enfrentas y con qué oportunidades cuentas. Trabájate tu interior y una vez te conozcas, véndete. Como dice Mónica Mendoza “uno mismo es el producto a vender y para ello se necesita analizar las debilidades y la clave es destacar lo que nos hace más fuertes en el trabajo: la gestión de clientes, la efectividad o la resolución de conflictos”.

Traslada tus logros al público adecuado.

Una vez vayas alcanzando tus logros,  debes transmitirlos a la dirección, intentando implicar al resto de compañeros, lo que permitirá aumentar la credibilidad profesional y evitará parecer una persona con falta de humildad. Mendoza destaca que debemos alcanzar a compañeros, directiva y otras personas dentro de la empresa que tengan capacidad de decisión e influencia.

Nunca te compares.

El último de los consejos que nos da la psicóloga es “nunca te compares con los demás”. “Comentar que un compañero que se esfuerza menos tiene más sueldo o argumentos similares, no solo no hará que se cumpla el objetivo de ser reconocido, sino que tendrá un efecto negativo”, aconseja la experta.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Nombre y apellidos
Email

Te has suscrito exitosamente