“El talento gana partidos pero el trabajo en equipo y la inteligencia gana campeonatos”. Esta célebre frase de Michel Jodan, uno de los mejores jugadores de basquet de la historia, resume perfectamente lo que supone para una empresa apostar por el trabajo en equipo: ni más ni menos que el éxito. Y es que, sin duda, contar con una plantilla brillante es fundamental pero, en el mercado actual, si cada uno de sus miembros no sabe trabajar en equipo no hay negocio que no esté abocado al fracaso. Por el contrario, si todas estas personas talentosas se organizan para lograr un objetivo común, es decir crean un sinergia, se multiplicará el rendimiento de la compañía, consiguiendo así los objetivos más rápido y con mayor calidad.
No es de extrañar, por tanto, que en las empresas más exitosas de todo el mundo una de las competencias más valoradas a la hora de seleccionar un candidato para un determinado puesto de trabajo sea su capacidad para trabajar en equipo. En un mercado cada vez más competitivo, ya nadie duda que el resultado global alcanzado por el grupo es siempre superior a la suma de los resultados que obtendrían sus componentes trabajando individualmente.
Ventajas del trabajo en equipo:
  • Mayor efectividad. Al trabajar en equipo se crea un clima laboral en el que cada miembro, con sus habilidades, experiencia y capacidad de respuesta complementa al otro, lo que hace mucho más difícil que en un momento dado el proceso quede bloqueado. La calidad de las decisiones es mucho mayor cuando es fruto de una práctica participativa.
  • Más calidad y creatividad. La combinación de los esfuerzos de cada individuo genera nuevas ideas y caminos para el pensamiento y la reflexión sobre los problemas, procesos o sistemas que se aplican en cada organización. Si hay más miembros trabajando con un mismo objetivo, habrá más ideas creativas que aportarán visiones diversas, que enriquecerán y darán mucha más calidad al proyecto. 
  • Mayor participación y compromiso. La mayoría de las personas valoran los entornos de trabajo que les ofrecen la posibilidad de participar, influir en las decisiones y hacer que éstas sean más próximas a sus  necesidades y objetivos. Además esta participación supone un mayor compromiso y facilita la integración del factor humano en la compañía. Al sentirse protagonista, tanto del proceso como de los resultados, el trabajador se siente mucho más satisfecho y su actitud hacia los directivos es mucho más positiva.
  • Trabajadores más responsables. Cuando se trabaja en equipo cada miembro se tiene mucho más responsable de cualquier fracaso porque le importa y mucho lo que piensen sus compañeros. Este mayor nivel de responsabilidad es muy útil y garantiza que cada miembro del grupo va a dejarse la piel para que el proyecto sea un éxito.
  • Incremento de la motivación. Al tener la oportunidad de aplicar sus conocimientos y competencias y ser reconocidos por ello, los miembros de un equipo desarrollan un sentimiento de autosuficiencia y pertenencia a un grupo. Su participación en el análisis y la toma de decisiones aumenta su compromiso con la organización y por tanto la motivación para llevar a ésta a las más altas cuotas de éxito.
  • Desarrolla la capacitación profesional. Al participar en un equipo se desarrollan, adquieren y perfeccionan diferentes habilidades que podrán ser aplicadas en proyectos futuros. Se potencia así la capacitación y el enriquecimiento de los recursos humanos.
  • Plantillas más conexionadas. Al tener que trabajar en equipo los miembros de la organización se ven obligados a mantener una relación lo mejor posible, para hacer viables los objetivos comunes propuestos. Para paliar los roces, que inevitablemente pueden surgir en todo grupo, es aconsejable hacer un alto en el camino y poner en práctica dinámicas de trabajo en equipo que nos enseñen a superar esos pequeños problemas y sanear las relaciones humanas dentro del equipo. 
  • Mayor satisfacción. Cuando un proyecto realizado en equipo sale bien la satisfacción de todos sus miembros es mucho mayor que cuando se trata de un éxito individual. Esto se traduce en motivación y en productividad.
  • Más y mejor comunicación. La necesidad de compartir ideas y puntos de vista estimula una comunicación más abierta y positiva, lo que contribuye a mejorar el funcionamiento de la organización a todos los niveles.
En definitiva, la experiencia de las compañías más punteras ha demostrado que, cuando se trabaja en equipo, los resultados son siempre mejores.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente