Nos encontramos en un momento clave y de cambios en nuestro mercado laboral. Las empresas demandan nuevos perfiles profesionales, mientras desaparecen otros puestos de trabajo tradicionales.

La nueva era tecnológica ha dinamitado el ámbito profesional tal y como lo conocimos y ha introducido nuevas rutinas de trabajo. La formación continua y el cambio constante son dos de los pilares que sustentarán el mundo laboral.

Sin embargo, todavía quedan muchos profesionales que no se han adaptado a las recientes demandas del mercado y no han adquirido las herramientas imprescindibles para manejarse en este contexto.

Ahora, la virtud de un trabajador no se fundamenta en sus conocimientos previos sino en la capacidad que tenga de aprender y renovarse constantemente con rapidez y eficacia.

Las competencias del futuro

Algunas de las características que más se valorarán en el futuro son las siguientes: creatividad, capacidad de liderazgo, trabajo en equipo, habilidades de comunicación o la empatía.

No obstante, podemos resumir todas las anteriores en un concepto que empieza a ponerse de moda: la inteligencia emocional. Esta idea aglutina las cogniciones y conductas dirigidas a gestionar las emociones propias o de los otros.

La inteligencia emocional: una herramienta de trabajo

Actualmente, las grandes empresas, ya incluyen formaciones para sus empleados en competencias relacionadas con la inteligencia emocional. Esta apuesta se entiende tras la publicación de varios estudios que explican que un de las claves del éxito de una compañía se vincula con la capacidad que tengan sus empleados en reconocer y controlar sus propias emociones y las de los demás.

Por ejemplificar, nadie entendería a un comercial de ventas que no fuera capaz de tener una buena relación con sus clientes. Además, cabe destacar, que la inteligencia emocional es especialmente importante en la era digital.

Oferta formativa

Uno de los principales inconvenientes reside en la poca formación específica sobre estas habilidades. Según un reciente informe de la Fundación Cotec para la Innovación explica que “la oferta formativa actual del sistema educativo nacional es insuficiente para cubrir las demandas profesionales en el ámbito de Internet”.

Nos encontramos en un momento complicado, los colegios, los institutos y las universidades tienen que incluir en sus programas formativos las capacidades necesarias para desenvolverse en el entorno digital.

Además, todos los expertos coinciden en el método de aprendizaje debe fomentar la capacidad de adaptación constante a los cambios, el aprendizaje continuo y la inteligencia emocional.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente