Tener una gran oficina, con el diseño más vanguardista, las últimas tecnologías y multitud de salas de reuniones no es suficiente si lo que quieres es que tus empleados sean más eficientes, productivos y creativos. Los cambios en el mundo laboral están transformando también los espacios de trabajo, que se han convertido en un activo más para cualquier empresa. El entorno laboral puede influir positiva o negativamente en el rendimiento y la satisfacción de los trabajadores. Un espacio limpio, seguro, confortable, bonito y original influye muy positivamente en el rendimiento y la productividad pero, por el contrario, un entorno desordenado, poco higiénico o incómodo impacta negativamente en nuestro estado de ánimo y por tanto en nuestra concentración y capacidad de trabajo.

Orden, acústica, confort térmico, iluminación, diseño y distribución son los factores que marcan la diferencia en el diseño de una oficina perfecta, que mejore el bienestar físico, cognitivo y emocional de quienes allí trabajan. Si quieres saber cómo mejorar estos 7 factores y conseguir un entorno laboral productivo, creativo e innovador a continuación te damos algunas ideas que te serán de gran utilidad.

Ideas para una oficina perfecta:

  • Un área de trabajo desordenada puede ser la peor enemiga de la productividad. En un entorno desordenado se pierde mucho más tiempo del que pudiéramos pensar buscando archivos, documentos o un simple bolígrafo. Para evitarlo, te recomendamos que mantengas tu lugar de trabajo ordenado y con todo el material que necesitas para realizar tu labor, pero no más. El uso de estanterías, archivadores o cajas de almacenamiento es fundamental.

 

  • No hay nada que influya tan negativamente en nuestra capacidad de concentración como la suciedad. Si eres empresario, deberías incentivar la participación de todos los empleados en sencillas rutinas de limpieza y orden en su puesto de trabajo. Un lugar de trabajo limpio minimiza errores humanos y genera bienestar.

 

  • Trabajar en una posición incómoda no solo puede producir dolores de espalda sino lesiones graves que pueden afectar a la salud y por tanto a la productividad de los empleados. Un factor fundamental en este sentido es que la oficina cuente con sillas cómodas que te ayuden a mantener la postura natural de tu columna vertebral. También es importante que tu escritorio tenga la altura necesaria para que puedas mirar a la pantalla de tu ordenador sin agachar la cabeza. En general, busca muebles que se adapten a tus necesidades y que sean cómodos.

 

  • Iluminación. Una mala iluminación puede causar fatiga visual y dolores de cabeza, disminuyendo la concentración y por tanto la creatividad y la capacidad de trabajo. La iluminación natural es la mejor opción pero, si tu centro de trabajo no tiene muchas ventanas, será necesario recrear esa sensación de luz y espacio natural con las luces y lámparas adecuadas.

 

  • Decoración. Elegir la decoración adecuada es fundamental. No debería ser demasiado fría pero tampoco abigarrada de elementos que perjudiquen nuestra concentración y comodidad. La elección de los colores también en muy importante, ya que éstos afectan a nuestro estado de ánimo y la función cerebral. Lo mejor es optar por colores suaves que inspiren calma.

 

  • Un exceso de ruido impide la concentración y merma la productividad pero, en ocasiones, el sonido lógico que se produce en una oficina genera un ambiente que fomenta la creatividad. Por tanto, lo que debemos de conseguir es que el lugar de trabajo esté bien aislado del exterior y promover una cultura de trabajo que se base en el respeto a los demás pero que también nos proporcione la comodidad y confianza necesaria para realizar las labores propias de cada puesto.

 

  • Calidad del aire. Un aire contaminado no solo es el mejor caldo de cultivo para todo tipo de enfermedades sino que además perjudica seriamente la eficiencia de los trabajadores. Lo ideal seria poder abrir las ventanas al menos tres veces al día pero, si tu edificio no lo permite, es fundamental contar con filtros de aire y no olvidar el mantenimiento de los mismos. Otro truco es reservar un espacio para las plantas en la oficina, ya que no solo filtran el aire sino que proporcionan oxígeno purificado.

 

  • Personaliza tu oficina. Pasamos al menos el 36% de nuestro tiempo trabajando, así que deberías sentirte a gusto en el lugar en el que más horas pasas al día. Tan solo una fotografía, una pintura e incluso una simple taza de café puede hacerte sentir mucho mejor y ser el mejor antídoto contra el estrés.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Recibe las últimas noticias y actualidad empresarial que pueden ser de tu interés.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

Te has suscrito exitosamente